El Bajo Astral y sus habitantes

Compartir

Resulta complejo explicar, de manera simplificada, lo que es el plano astral. Para hacerlo es necesario comenzar diciendo que en el universo “todo vibra”, y esto se produce tanto en el plano de la materia-energía, que es la parte que estudia la ciencia, como en planos o estados más sutiles donde son otras las partículas, la energía y las leyes de causalidad que lo conforman.

Hay que tener en cuenta que el mundo astral es un mundo paralelo al nuestro, y gobernado por fuerzas emocionales. Dentro de este mundo existe una zona donde se aglutinan las más bajas pasiones y deseos, una zona invisible donde se mueven entidades que podrían considerarse, dadas sus características, demonios en el argot más popular. Dicho nombre nos ha sido legado a lo largo de los siglos ante la asociación que la religión establece entre dichas entidades y las fuerzas del Mal. De hecho, según la Teosofía, éste es el auténtico infierno, y se vive de forma diferente según las creencias y pensamientos de cada individuo. El Bajo Astral es el subplano que ha dado lugar al mito cultural del infierno, entendido como un lugar de castigo que, generalmente, se concibe como eterno.

Deseo puntualizar que el plano astral no es un estado de conciencia o un espacio concreto, sino una dimensión. A su vez, dicho plano se divide en siete subplanos, y cada uno de ellos tiene sus propias particularidades, frecuencias vibratorias y energías.

Cada uno de esos siete subplanos dimensionales o niveles de evolución espiritual que menciono se mueve o vibra con una energía diferente. Por eso, una persona, a lo largo de su vida, puede ascender o descender dentro de los diversos subplanos astrales en función de la mayor o menor densidad de sus vibraciones energéticas. Digamos que por un lado, las vibraciones más densas están vinculadas a los sentimientos, pensamientos y actos más bajos, mundanos y malintencionados. Sin embargo, en el lado opuesto se hallan los pensamientos elevados y más espirituales, asociados a sentimientos y actos de naturaleza opuesta, y que conducen a la persona a vincularse con los subplanos astrales más elevados.

Se le llama Bajo Astral al 7º subplano del Astral, y recibe ese nombre porque está situado en el nivel más inferior. Es la banda de frecuencia que tiene que ver con las emociones o los pensamientos negativos. En él, la negatividad se mueve de manera predominante por ser la zona más densa de todo el plano astral. En el Bajo Astral se manifiestan las peores energías espirituales: la energía del odio, del rencor, de la ira, del egoísmo más crudo, de las tendencias homicidas, de las más retorcidas perversiones o del vicio incontrolable.

Debido a las escasas vibraciones que le llegan y que se manifiestan dentro de él, está habitado por bajas energías: sombras, demonios, espíritus de suicidas, asesinos, violadores… Es a este subplano a donde van a parar aquellos difuntos con actitudes reprochables en vida, como alcohólicos incorregibles, drogadictos desmesurados, asesinos, ladrones, violadores, genocidas, maltratadores o cualquier persona que en vida mantuvo una actitud destructiva, tanto con él mismo como con los demás. Las energías de estos espíritus son escasas y vibran a una frecuencia muy baja, por lo que dicho lugar resulta idóneo para acogerlos, y es ahí donde se anclan y permanecen durante periodos tremendamente largos. Se sabe, porque así lo han manifestado personas con el don de la mediumnidad o clarividencia, que este tipo de seres vagan por el 7º subplano en medio del sufrimiento y de la confusión, tratando, siempre que pueden, de satisfacer sus bajos deseos captando a alguien en el mundo físico para, a través de algún mecanismo, parasitarlo y nutrirse.

Es importante saber que el Bajo Astral es un espacio en el que no es saludable permanecer, aún cuando veamos imágenes bellas y nos sintamos a gusto. Digo esto porque a menudo es un lugar al que mucha gente suele deslizarse cuando sueña, especialmente tratando de realizar viajes astrales a este plano simplemente por curiosidad o morbo. Una vez allí, la incomodidad es manifiesta ante la vibración siniestra y oscura que impera en dicho plano. Allí, todo está muy cargado de negatividad, por lo que resulta peligroso ya que siempre se vuelve del viaje cargado de basura astral en nuestro campo o aura personal.

Es curioso comprobar cómo en las viejas enseñanzas esotéricas se solía animar a la gente a realizar determinadas experiencias que ahora llamamos viajes astrales. Sin embargo, en la actualidad y con las nuevas enseñanzas se recomienda todo lo contrario, es decir, evitar la búsqueda en esta zona energética por lo dañina que puede resultar, especialmente para aquellas personas que tienen una capacidad mediúmnica.

En cuanto a las entidades que lo habitan, hay que diferenciar dos tipos: por un lado, las que han estado allí desde el momento de la Creación, y por otro, las creadas por la Humanidad. Las primeras son, en realidad, las futuras almas de todos los elementos que pertenecen a la naturaleza, los minerales, etc, por lo que no hay que acercarse a ellas dado que son la reserva para la existencia de la materia como energía. Sin esas criaturas, la materia regresaría a su estado sutil y no podría existir el mundo físico tal como lo conocemos.

Respecto a las segundas, llamadas también EAP (entidad astral parasitaria) y creadas por la humanidad, son seres que en su día fueron humanos y que permanecen en el mundo de las bajas pasiones e instintos. Las entidades de este submundo son espíritus que han perdido su alma, muertos que se han desprendido de su conexión espiritual, así como distintos seres creados por las más bajas emociones. En este plano adquirieren un propósito y pueden ser manipulados, logrando efectos concretos en el mundo físico. Una persona con facilidad clarividente o psíquica puede percibirlos, y habitualmente aluden a que son entidades oscuras o con iridiscencia roja como el fuego.

Con relación a los tipos de entidades que pululan por el Bajo Astral, una de las más abundantes es la SOMBRA. Cuando alguien muere y su espíritu deja el cuerpo astral para pasar al mental, este cuerpo astral que ocupaba se desintegra la mayoría de las veces con normalidad. Sin embargo, eso a veces no sucede en el caso de personas que, o bien han tenido un comportamiento destructivo, o sin ser malas, han tenido muy acentuada la presencia de bajas pasiones y tendencias. En dichos casos, el cuerpo astral está demasiado vitalizado por estas energías negativas, y además conserva suficiente energía psíquica, por lo que no llega a desintegrarse y conforma una especie de versión negativa del individuo, algo así como su lado oscuro desprendido, su sombra. Desgraciadamente, esa SOMBRA conserva una pequeña porción del cuerpo mental del sujeto, porción suficiente para albergar gran parte de sus recuerdos y pensamientos.

Otra entidad muy habitual es el CASCARÓN, o cadáver astral de un ser humano. A diferencia de la Sombra, no tiene ninguna partícula de materia mental, por lo que no posee consciencia, inteligencia o autonomía. Simplemente es un ente pasivo que flota como una nube en el mundo astral. Sin embargo, debido a su inexistente autonomía, puede ser animado por médiums o personas con una gran psiquismo pero carentes de escrúpulos, hasta el punto de lograr asumir la forma de un fallecido o de un vivo, suscitando así un engaño y un peligro.

Los GUSANOS y LARVAS ASTRALES, llamados habitualmente EGRÉGORES, son cuerpos energéticos extraños a nosotros, como pequeños bloqueos, obsesiones o manías. Normalmente suelen alimentarse de nuestra energía vital o cuerpo eterico, pudiendo llegar a manipular nuestra mente para que tengamos cierto tipo de «antojos», como el alcohol, el sexo o el azúcar, entre otros. Con su acción, las LARVAS ASTRALES pueden llegar a generarnos traumas como depresiones o trastornos de personalidad, sobre todo en personas de carácter débil o poco formado como los adolescentes. ¡Atención! No quiero decir que toda persona que padezca un trastorno de este tipo sea porque es víctima de un gusano o larva astral, pero sí podría darse el caso en determinados individuos. En general, estas entidades se contentan con manipularnos, debilitarnos y hacer que adquiramos algún tipo de adicción.

Son entes muy habituales también en el Bajo Astral los espíritus de los SUICIDAS y VÍCTIMAS DE ACCIDENTES. Se considera que ambas clases de fallecidos suelen afrontar una vida astral complicada. En el caso de las VÍCTIMAS DE ACCIDENTE, si eran buenas personas en vida, se mantienen en un estado de inconsciencia en los subplanos inferiores hasta que transcurre el tiempo que, según su deuda kármica, deberían haber vivido. Transcurrido ese tiempo, recuperan la consciencia ya en los subplanos astrales más elevados, pues no han acumulado suficiente energía negativa como para que su conciencia se active en el Bajo Astral. Sin embargo, ocurre justo lo contrario con una persona que ha cometido malos actos y muere en un accidente. Ese espíritu va directamente al Bajo Astral, donde permanecerá consciente un buen tiempo y sin perder los vínculos que le unían a nuestro plano, el plano de los vivos.

Mayte del Sol en CanalPlenitud.TV
Mayte del Sol en CanalPlenitud.TV

Mayte del Sol

Nacida en Zaragoza (España), soy licenciada en Historia por la Universidad de Zaragoza. También soy terapeuta holística, con las diplomaturas de Naturopatía, Reflexología y Quiromasaje por la Escuela Censana de Barcelona. Sin embargo, mis grandes pasiones son el Tarot y el Mundo de los Sueños y el Más Allá.
Desde hace 15 años realizo lecturas profesionales de tarot, tanto presenciales como por vía teléfonica o Skype, y con un enfoque predictivo, psicológico y terapéutico.
Por otra parte, me dedico a investigar en el campo de los Sueños y los planos del Más Allá, dadas mis propias experiencias personales, así como los numerosos testimonios que me llegan de los lectores de mi página, o de personas interesadas en estos temas. Debido a ello, también tengo consulta profesional para testear la energía de la persona que lo solicita, y en base a ello, proporcionar formas personalizadas de auto-protección psíquica y energética. Desde hace años vengo colaborando en diversos programas radiofónicos y de televisión dedicados a estos temas, siempre con un afán divulgativo.

Para contactar conmigo:
maytedelsol@gmail.com
www.maytedelsol.com


También te podría gustar...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad