Sueños telepáticos, ¿Podemos manipularlos?

Compartir

Uno de los mayores misterios que rodea en la actualidad al mundo de los sueños es la telepatía que se puede establecer entre varios individuos que estén durmiendo al mismo tiempo. Parto de la base de que los sueños no tienen en sí mismos ninguna capacidad. Quien la tiene realmente es el individuo, la persona que se sumerge en el estado de letargo que produce el sueño, y que debido a una serie de circunstancias, puede contactar con otra persona. Por eso, el sueño es el medio o soporte ideal para favorecer la comunicación telepática. Digamos que es como un portal, probablemente dimensional, el cual permite a nuestra mente desplazarse fuera de los límites del tiempo y el espacio.

Sueños telepáticos

Quizá el primero en interesarse seriamente por los Sueños Telepáticos fue Sigmund Freud, estimulado con toda probabilidad por las experiencias recopiladas por Nandor Fodor, un parapsicólogo con quien trabajaba a menudo y a quien consultaba muchos temas fuera del terreno exclusivamente psiquiátrico o psicológico.

En 1922, Freud escribió un ensayo acerca de este tema tan controvertido, titulado «Sueños y telepatía» (Traum und Telepathie), donde elaboraba un modelo muy estructural de cómo poderse comunicar telepáticamente con otra personas a través de los sueños. El informe fue ideado como una serie de lecturas, aunque después el propio Freud lo descartó al considerar el tema como algo imposible de probar siquiera de manera hipotética. Sin embargo, en cierta ocasión él mismo experimentó por sí mismo los efectos de un sueño telepático cuando predijo, de manera muy certera, la muerte de su nuera. Aunque tiempo después se desdijo aludiendo a que solo había tenido una mera anticipación subjetiva, no obstante continuó recopilando bastante información acerca de los pacientes que analizaba y su comunicación telepática a través de los sueños. Por desgracia, el estudio quedó estancado y no avanzó, por lo que hemos perdido una valiosa información que podría resultar muy esclarecedora para este fenómeno onírico.


Tener un sueño telepático no es nada extraño. Algunos científicos los encasillan en el terreno de los fenómenos paranormales debido a que no es necesario que una de las personas sea consciente de ello, y la misma ciencia los define como sucesos oníricos en los que el soñador es capaz de comunicarse mediante la telepatía con otra persona. Eso sí, esta segunda persona también debe estar dormida; de lo contrario, la conexión telepática no se produce.

Pero ¿realmente es posible comunicarse a través de los sueños? La posibilidad existe, sin duda, y además es bastante alta, pero probarlo es algo más complicado.Carl G. Jungtambién aprobaba esta teoría. El famoso psiquiatra suizo estaba convencido de que el subconsciente de dos personas se puede comunicar perfectamente entre sí durante el sueño, sobre todo al alcanzar la fase más profunda. Tan seguro estaba de ello, que llamó al fenómeno “transferencia onírica”.

Según la creencia de Jung, a pesar de que los sueños sean un acto inconsciente de nuestro cerebro, se pueden controlar, al menos de manera parcial, por dos personas que quieran establecer una conexión onírica más profunda. Y es que, cuando soñamos, lo que realmente nos resulta imposible controlar de manera voluntaria es nuestro cuerpo. En cambio, sí podemos hacerlo hasta cierto punto con nuestra mente, ya que determinados sueños pueden ser controlados por nosotros (sueños lúcidos, viajes astrales…)

Telepatía en sueños

Recientemente, Stanley Krippner, profesor de Psicología en la Universidad Saybrook en California, declaró que existe una gran cantidad de material clínico que apoya la posibilidad de efectos telepáticos ocurridos en sueños. No obstante, y según sus propias palabras, el enfoque experimental no ha sido posible hasta que la psicotecnología de laboratorio fisiológico no ha estado disponible. Es por eso que en estos momentos se está estudiando el fenómeno con gran interés.
Cuando imaginamos la comunicación telepática onírica, lo más probable es ver a dos personas que tratan de comunicarse enviándose señales bidireccionales, pero ¿qué sucede si en realidad es una sola de ellas la que manda dichos mensajes, y entra “sin permiso» en el sueño de la otra?

Hoy se sabe que, cuando un intruso se nos cuela en uno de nuestros sueños, comenzamos a soñar de manera aleatoria y sin sentido alguno. Sólo nuestra mente es capaz de darse cuenta de lo que nos sucede, porque nuestra conciencia no lo distingue, escapando el sueño a nuestro control y tornándose bastante raro. Aparte, es fácil sentir que no somos nosotros quienes manejamos nada de lo que sucede en dicho sueño, y que además, hay “alguien” que parece controlarnos.

En esa situación – que por desgracia, sólo podemos comprobar una vez despiertos -, es cuando se confirma la intrusión. Lo más probable es que el sueño haya resultado extraño, y que hayamos sentido que algo no marchaba como debía. Además, al despertar se produce una manifiesta sensación de vulnerabilidad. Es como si nos estuviesen hackeando el sueño, porque dentro de él percibimos algo inexplicable e inquietante. Si aun estando dormidos sentimos algo que nos parece ilógico, es una clara señal de una presencia invasora, y por tanto, un elemento que demuestra que estamos sufriendo un sueño telepático manipulador.

Como imagino que más de uno deseará tener esta experiencia, dejo aquí unas pequeñas pautas para intentarlo. Algo fundamental es hacerse con papel y bolígrafo, y que la persona con la que deseamos contactar sea conocedora de que nos vamos a comunicar con ella en sueños (enfoco el tema desde un punto de vista voluntario, y no negativo ni manipulador).

Lo primero de todo es que escribamos, antes de acostarnos, el nombre de la persona con la que deseamos comunicarnos (hay que ponerse de acuerdo con dicha persona para que haga lo mismo y al mismo tiempo). Cuando ya estemos tumbados y relajados, trataremos de dormirnos pensando en ella. Al despertarnos, anotaremos en el papel todos los detalles del sueño: símbolos, personas, paisajes, objetos… Acto seguido, hablaremos con la otra persona para preguntarle qué soñó, qué símbolos vio o qué recuerda, y así poder comprobar si existe alguna conexión.

Parece fácil pero no lo es, por lo que hay que ser constante e intentarlo unas cuantas noches seguidas. No obstante, la magia llega a producirse. Transcurrido un tiempo, podremos comprobar que hemos llegado a soñar lo mismo que otra persona que se encontraba a una distancia considerable de nosotros. Fantástico ¿no?


Mayte del Sol en CanalPlenitud.TV
Mayte del Sol en CanalPlenitud.TV

Mayte del Sol

Nacida en Zaragoza (España), soy licenciada en Historia por la Universidad de Zaragoza. También soy terapeuta holística, con las diplomaturas de Naturopatía, Reflexología y Quiromasaje por la Escuela Censana de Barcelona. Sin embargo, mis grandes pasiones son el Tarot y el Mundo de los Sueños y el Más Allá.
Desde hace 15 años realizo lecturas profesionales de tarot, tanto presenciales como por vía teléfonica o Skype, y con un enfoque predictivo, psicológico y terapéutico.
Por otra parte, me dedico a investigar en el campo de los Sueños y los planos del Más Allá, dadas mis propias experiencias personales, así como los numerosos testimonios que me llegan de los lectores de mi página, o de personas interesadas en estos temas. Debido a ello, también tengo consulta profesional para testear la energía de la persona que lo solicita, y en base a ello, proporcionar formas personalizadas de auto-protección psíquica y energética. Desde hace años vengo colaborando en diversos programas radiofónicos y de televisión dedicados a estos temas, siempre con un afán divulgativo.

Para contactar conmigo:
maytedelsol@gmail.com
www.maytedelsol.com

También te podría gustar...

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies