Diez técnicas de relajación

Compartir

Algunas buenas técnicas de relajación pueden salvarte la vida, puesto que el estrés es algo más que desagradable. También es peligroso para tu salud. Las prácticas disciplinadas como la meditación pueden ayudar a aliviar ese estrés, pero ¿qué pasa si no tienes el tiempo o la motivación adecuada? Tal vez necesitas probar algunas de estas formas simples de relajación


1. Abraza a alguien. Dar un abrazo significa recibir uno. Mientras sea de alguien a quien no te incomode abrazar, esto realmente puede llegar a ser relajante.

2. Interrumpir las rutinas. Ve a hablar con esa persona que duerme en el receso o almuerza al aire libre. Simplemente hacer cualquier cosa que te saque de tus patrones habituales puede aliviar el estrés.

3. Toma una ducha caliente. Relaja los músculos y/o cualquier descanso de actividades más estresantes también puede ayudar. Algunos encuentran que una ducha alterna de agua fría y caliente es aún más relajante.

4. Intenta vigilar tu mente. Si detectas los factores estresantes que acechan debajo de la superficie (hambre, preocupación, una llamada telefónica que necesitas hacer), podrás resolverlos y sentirte más relajado. Si practicas este ejercicio de atención plena, podrá convertirse en una de tus técnicas de relajación favoritas.

5. Intenta reír. Tu propia experiencia muestra que esto te ayuda a relajarte, ¿verdad? Ve a buscar a una persona alegre que se sepa  los mejores chistes, o encuentra algo divertido en que concentrarte.

6. Escucha música relajante. Guarda tu playlist de relajación favorita en la oficina, en el automóvil o donde más la necesites, el caso es tenerla siempre a la mano en caso necesario.

7. Sal de la habitación por un rato. Esto realmente puede ayudarte si las cosas en la habitación o relacionadas con ella te están provocando pensamientos estresantes. ¿Por qué no salir y despejarse un rato?

8. Respira hondo. Prueba con cinco respiraciones profundas por la nariz. Cierra los ojos y presta atención solo a tu respiración mientras haces esto. Es como una mini meditación, y quizás la más efectiva de las técnicas de relajación rápida.

9. Bebe un poco de té de manzanilla. El té de manzanilla parece tener un efecto calmante sobre los nervios. De hecho, cualquier infusión caliente sin cafeína puede ser relajante.

10. Camina un rato. Si tienes al menos diez minutos de sobra, caminar es una de las mejores técnicas de relajación. Mientras lo haces, busca un lugar bonito para caminar.

Naturalmente, lo ideal es que cambies tú mismo poco a poco, pero si consideras que será un trabajo arduo puedes empezar con un par de cualquiera de las técnicas anteriores.

Estamos seguros de que poco a poco conseguirás una vida mucho más relajada.

También te podría gustar...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad